Inicio
 Gente Extrema
 Red extrema
 Metas extremas
 Oración Extrema
 Proyectos Extremos
 Vidas extremas
 Correo extremo


Hit Counter

RED EXTREMA

 

La Red juvenil Generación Extrema para Cristo pretende el crecimiento integral de los jóvenes que la integran:

SANTIDAD.

“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo;  y todo vuestro ser,  espíritu,  alma y cuerpo,  sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” (1 Tes. 5:23).

Haciendo énfasis en la santidad, la guerra espiritual y la excelencia.  Se pretende también acoger todos los ámbitos en que se mueve el hombre como su parte social, formativa, productiva, creativa y de esparcimiento; para que con todo este conjunto se establezca el Reino de Dios y se forme una institución sólida de trabajo diario.

AUTORIDAD ESPIRITUAL.

Los cristianos, como seres espirituales, desarrollamos hábitos de orden espiritual tales  como la oración, en la que no sólo compartimos un momento de agradecimiento y comunión con Dios, sino que también clamamos por el establecimiento del Reino y nos apropiamos de nuestra posición como hijos, haciendo uso de la autoridad que Jesús nos entregó: “Y les dijo:  Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.  El que creyere y fuere bautizado,  será salvo;  mas el que no creyere,  será condenado.  Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios;  hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes,  y si bebieren cosa mortífera,  no les hará daño;  sobre los enfermos pondrán sus manos,  y sanarán.” (Marc. 16:15-18).

GUERRA ESPIRITUAL.

La guerra espiritual se convierte en una herramienta dentro de la oración para llevar a cabo el propósito Divino.  Con esta disciplina de ataque al enemigo, podemos llegar hasta donde ninguna fuerza humana alcanzaría: “Pues aunque andamos en la carne,  no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales,  sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas” (2 Cor. 10:3-4), sabiendo que nuestra lucha no es contra poderes humanos: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne,  sino contra principados,  contra potestades,  contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo,  contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.”  (Ef. 6:12) y de esta forma, nuestra guerra espiritual, se complementa con nuestro trabajo diario por el Reino. Deseamos que Generación Extrema para Cristo sea un grupo de jóvenes guerreros comprometidos con la lucha espiritual: “os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno” (1 Jn. 2:14b).

EXCELENCIA.

La vida cristiana nos conduce a la excelencia,  a integridad de todas nuestras áreas de vida, como hijos de Dios debemos alcanzar siempre los primeros lugares que son los que nuestro Padre nos tiene reservados; tanto en la vida secular como en el servico a Dios; hemos sido diseñados para la conquista de todos nuestros anhelos espirituales y de todo ámbito en que nos movemos: “Te pondrá Jehová por cabeza,  y no por cola;  y estarás encima solamente,  y no estarás debajo,  si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios,  que yo te ordeno hoy,  para que los guardes y cumplas”, (Deu 28:13)   

SEPARACION PARA CRISTO.

Ser excelente también significa ser apto para toda buena obra, ser competente, capacitado para el mundo en el que estamos inmersos.  Es preciso adaptarse a las exigencias laborales, cultivar nuestra formación académica, nuestras relaciones familiares y personales, impulsar el instinto creativo; todo esto,  sin traicionar nuestros principios y nuestro lugar como hijos de Dios. Un ejemplo de esto lo encontramos en la vida del joven Daniel, quien sirviendo en un Reino pagano no removió sus principios: “Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey,  ni con el vino que él bebía;  pidió,  por tanto,  al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse” (Daniel 1:8)

Deseamos que los jóvenes que han de conformar Generación Extrema para Cristo sean cristianos íntegros y comprometidos, aptos para moverse en el mundo dando testimonio siempre de su Padre.